Negocio

La importancia de la aceptación de carga en las baterías para vehículos comerciales

La importancia de la aceptación de carga en las baterías para vehículos comerciales

Compartir

No subestime la aceptación de carga

La importancia de un buen arranque en frío (CCA) y una alta capacidad útil (C20) en las baterías para vehículos comerciales es ahora conocida por todos. La mayoría de operadores saben que solo las baterías con una alta potencia de arranque (CCA) y suficiente capacidad aseguran un funcionamiento fiable.

Las funciones de hotel actuales necesitan energía

Las baterías para vehículos comerciales llevan un tiempo siendo sometidas a mayores demandas. Antes se utilizaban básicamente para arrancar y las cargaba el motor durante la circulación. Esta situación ha cambiado mucho en la última década. Muchos equipos electrónicos que aportan seguridad, eficiencia y confort contribuyen al aumento de la carga impuesta a la batería para vehículos comerciales
Además de esto: la fidelidad de los conductores es cada vez más importante, porque los operadores de flotas se enfrentan a una escasez de 35,000 conductores de camiones. Si no quieren que sus conductores se vayan con la competencia, las empresas no se pueden permitir escatimar en equipamiento. El aumento del número de consumidores en camión influye en lo que los operadores demandan de las baterías. La batería es un componente demasiado importante para descuidarlo.

Los tiempos de carga se reducen, mientras que aumentan las demandas

Con el motor apagado, la descarga de la batería es más rápida y profunda a causa de los consumos electrónicos. Por ello, hay que cargarla con mayor intensidad y frecuencia. Aunque el motor cargue la batería durante la conducción, debe compartir una gran parte de la energía que recibe con los consumos electrónicos. Si hay que alimentar las luces, la nevera y la radio, se reduce la cantidad de energía para cargar la batería.

Muchos camiones modernos están equipados con funciones que ayudan a ahorrar combustible y mejorar la eficiencia. El consumo de combustible representa en torno al 35 % de los gastos de las flotas. Para mejorar el consumo, se aprovecha la conducción cuesta abajo y las frenadas para cargar la batería. Por otro lado, al subir cuestas y acelerar, el motor debe funcionar con la máxima eficiencia posible. Para ello se desacopla el alternador, lo que se conoce como impulsión pasiva. Durante la conducción  punto muerto, la función de navegación apaga el motor y lo desacopla del tren de transmisión. Como consecuencia, el tiempo disponible para cargar la batería es menor y, además, en esos momentos la batería tiene que suministrar energía a los consumos electrónicos. 

Aceptación de carga: un factor crítico para las baterías antiguas 

En las baterías antiguas la aceptación de carga suele estar limitada. Una causa fundamental del deterioro gradual de la aceptación de carga es la sulfatación, que disminuye la superficie activa de las placas de las celdas. Por ello, el tiempo habitual de conducción del camión ya no basta para cargar completamente la batería. La batería debe volver a suministrar suficiente energía para las luces, la nevera y cafetera en las pernoctaciones siguientes. El fallo prematuro de una función de confort como la TV o el hervidor puede ser molesto, pero si el camión no arranca por la mañana, suele haber consecuencias para las fechas de entrega y los clientes.

Siempre seguro con las baterías para vehículos comerciales VARTA®

Las prestaciones innovadoras de la nueva generación de baterías VARTA satisfacen las crecientes demandas de los camiones actuales y aseguran una aceptación de carga siempre alta. Con la tecnología PowerFrame® patentada y los separadores de fibra de vidrio de las baterías VARTA AGM, los operadores de flotas tienen las condiciones ideales para satisfacer la creciente demanda eléctrica de la logística diaria. En la batería VARTA EFB, el elemento mezclador patentado ofrece una alta aceptación de carga y una larga vida útil.